{{featured_button_text}}
Jonathan Valverde (izq.) y Daniel Gomez de J&E Drywall aplícan una capa de barro en las paredes de la vivienda de Ray y Donna Bronson.

Jonathan Valverde (izq.) y Daniel Gomez de J&E Drywall aplícan una capa de barro en las paredes de la vivienda de Ray y Donna Bronson. (Leila Navidi/Star Tribune/TNS)

¿Un contratista no responde a tus llamadas? Considera

llamarlo el año que viene.

Los remodeladores están pasando por uno de sus veranos más

ocupados, pero es probable que eso cambie.

Se espera que la ganancia anual en el gasto de

remodelaciones de hogares caiga hasta la mitad en muchos de los principales

mercados inmobiliarios para finales de este año, según el Centro Conjunto de

Estudios sobre Vivienda de la Universidad de Harvard.

Esa es una buena noticia para los propietarios de viviendas

con grandes proyectos en sus listas, pero está poniendo nerviosos a los

remodeladores, el personal de mantenimiento y sus subcontratistas.

"Si has estado en el negocio por más de dos años,

siempre te preocupa cómo será el próximo año", advirtió John Sylvestre de

Sylvestre Remodeling and Design en Richfield, Minnesota. "Estoy un poco

más nervioso por lo que sucederá el año que viene".

La mayor preocupación es la desaceleración de las ventas de

viviendas, un indicador principal de los gastos en las mejoras del hogar. He

aquí el por qué: los propietarios de viviendas están mucho más dispuestos a

aplazar grandes proyectos que aquellos que se mudan.

Sylvestre y otros contratistas dicen que cuando las personas

remodelan sus hogares actuales, tienden a abordar proyectos más pequeños y

gastan menos que los compradores que se mudaron como Ray y Donna Bronson,

quienes compraron una casa en Edina, Minnesota, el otoño pasado. El plano de

distribución tenía un dormitorio principal y un baño en el nivel principal que

se adaptaba perfectamente a sus necesidades, pero cuando compraron la casa

sabían que tendrían que actualizar la cocina de 15 años de antigüedad.

Lo que comenzó como un proyecto bastante definido se

convirtió en una remodelación de toda la casa.

Debido a que la casa tiene un plano de distribución abierto,

rápidamente se dieron cuenta de que no podían actualizar la cocina sin darle al

resto de las habitaciones del nivel principal una remodelación a juego.

"La casa tenía un exceso de madera oscura",

comentó Ray Bronson. "Todo eso fue eliminado".

Ampliaron el alcance de la remodelación de otras maneras,

incluyendo la instalación de nuevos accesorios de baño, la reconfiguración del

cuarto de lavado y la instalación de equipos de audio actualizados.

"No se dejó mucho de lo que era", indicó Bronson.

Los Bronson querían que se terminara el trabajo antes de

partir hacia climas más cálidos este otoño, y se vieron afectados a causa de un

proyecto de remodelación anterior que tomó el doble de tiempo de lo esperado.

Entonces comenzaron a entrevistar a tres empresas de diseño y construcción a

principios de enero, con la esperanza de que el trabajo empezara en la

primavera.

"Este no era mi primera experiencia de este tipo",

dijo Ray Bronson. "La programación fue un factor importante".

Su contratista, Ed Roskowinski, propietario y gerente

general de Vujovich, mencionó que desde la recesión, las ventas anuales

aumentaron entre un 5 y un 10 por ciento, pero espera un cambio.

"Considero que 2020 quizás sea un año difícil",

agregó. "Veo que la economía se está desacelerando un poco ahora, lo cual

nos afectará en unos seis meses".

Roskowinski está de acuerdo en que existe una correlación

entre la demanda de sus servicios y la venta de viviendas. En lo que va del

año, las ventas de viviendas en las Ciudades Gemelas no han seguido el ritmo de

2018, principalmente debido a la escasez de ofertas que sean asequibles para

los compradores primerizos y los baby

boomers. Al mismo tiempo, el precio medio de esos cierres está en su punto

más alto, lo que pone la propiedad de la vivienda fuera del alcance de un

número creciente de posibles compradores.

Hay otro factor para una posible desaceleración, dijo Roskowinski.

Durante los años electorales, los propietarios gastan menos en sus proyectos de

mejoras para el hogar.

"Cada cuatro años se ve una caída (en las ventas)

durante unos cuatro meses", informó. "Muchos de nuestros clientes

están vinculados al mercado de valores, por lo que están un poco inseguros y

limitarán la actividad de sus billeteras hasta que hayan pasado las

elecciones".

Ese no es necesariamente el caso para compañías mucho más

pequeñas que se enfocan en el mantenimiento del hogar más rutinario y pequeños

proyectos de remodelación. Mike Sitek, propietario de Handyman Matters en

Edina, mencionó que a diferencia de las empresas en proyectos más grandes, su

compañía se especializa en el reemplazo de ventanas y puertas, reparaciones de terrazas

y otros proyectos que no se pueden postergar indefinidamente, sin importar la

economía. Ahora tiene más trabajo del que puede manejar y señaló que las

llamadas siguen llegando. Hoy en día, toma entre 30 y 45 días para solicitarle

un trabajo.

"Hay más trabajo por hacer de lo que puedas

imaginar", recalcó. "Es un gran negocio en el cual participar, pero

la gente se enoja porque tienen que esperar".

Sitek y otras compañías de remodelación aseguran que su

mayor desafío ahora es encontrar trabajadores calificados y subcontratistas. Si

bien muchas empresas tienen un pequeño grupo de carpinteros, la mayoría depende

de grupos reducidos de subcontratistas.

"Nuestros contratistas me dicen constantemente que

tienen que rechazar trabajos porque no tienen la mano de obra para hacer los

trabajos", reportó Beatrice Owen, directora ejecutiva del capítulo de

Minnesota de la Asociación Nacional de la Industria de la Remodelación (NARI,

por su sigla en inglés). "Simplemente no hay suficientes empleados".

El Indicador Principal de la Actividad de Remodelación de

Harvard (LIRA, por su sigla en inglés) determina que los aumentos anuales en

los gastos de los propietarios para mejoras y reparaciones en todo el país se

reducirán a solo 0.4 por ciento para el segundo trimestre de 2020. Eso se

compara con el 6.3 por ciento actual.

Los nuevos datos también muestran que el gasto en

remodelación durante los últimos años no fue tan sólido como se esperaba, por

lo que el Centro Conjunto recientemente redujo en más de la mitad sus

proyecciones para el crecimiento anual en el gasto de remodelación en 2016 y

2017, ahora estimado en 5.4 por ciento.

"La disminución de las ventas de casas y la actividad

de construcción, junto con aumentos más lentos en la emisión de permisos para proyectos

de remodelación, frenarán el crecimiento de esta actividad durante el próximo

año", predijo Chris Herbert, director gerente del Centro Conjunto para Estudios

sobre Vivienda, en un comunicado. "Sin embargo, si la caída de las tasas

de interés hipotecarias continúa incentivando la venta de viviendas, la

refinanciación y, en última instancia, la actividad de remodelación, la

desaceleración podría volverse más leve".

Visit the Star Tribune (Minneapolis) at www.startribune.com

Subscribe to Breaking News

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.
0
0
0
0
0

Load comments