{{featured_button_text}}
Un cliente de Lowes sube una hoja de triplay a su camioneta en una tienda en Altamonte Springs, Florida, el viernes 20 de agosto de 2019, cuando los residentes de Florida central se preparaban para un posible embate del huracán Dorian.

Un cliente de Lowes sube una hoja de triplay a su camioneta en una tienda en Altamonte Springs, Florida, el viernes 20 de agosto de 2019, cuando los residentes de Florida central se preparaban para un posible embate del huracán Dorian. (Joe Burbank/Orlando Sentinel/TNS)

FORT LAUDERDALE, Fla. — Los productores de triplay (madera

contrachapada) de EU afirman que un producto de la competencia procedente de

Brasil tiene un alto riesgo de falla en caso de huracanes importantes, pero los

consumidores no lo saben ya que la madera importada está falsamente certificada

como estructuralmente sólida.

En una demanda presentada en el Tribunal de Distrito de los

Estados Unidos en Fort Lauderdale, las compañías alegan que desde 2016, dos

empresas de inspección estadounidenses y una agencia de acreditación no

pudieron realizar sus "funciones de control de calidad" cuando se

importaron millones de pies cuadrados de triplay a Estados Unidos. Gran parte

del mismo llegó a través de los puertos de Florida, incluido el Puerto de

Everglades en el Condado de Broward.

"Como resultado, los residentes estadounidenses que

viven o trabajan en edificios construidos con triplay brasileño sin la correcta

certificación están expuestos a un riesgo significativo de lesiones graves o la

muerte, particularmente en el caso de un huracán o un terremoto importantes",

alega la demanda judicial.

El triplay se utiliza principalmente en la construcción de

edificios residenciales y comerciales. Los propietarios lo usan para ayudar a

proteger sus ventanas de los fuertes vientos y los escombros arrastrados por la

tormenta durante los huracanes.

En una entrevista telefónica, el abogado de los demandantes,

Michael Haglund, de Portland, Oregón, dijo el viernes que parte del triplay en

cuestión se usó para ayudar con la reconstrucción en Puerto Rico después del

huracán María.

"El hecho realmente desafortunado es que se considera

como triplay estructural cuando realmente no puede cumplir con ese

estándar", advirtió.

La demanda fue presentada por un grupo de 10 productores de

madera contrachapada en el sur y el noroeste del Pacífico contra los servicios

de inspección PFS-TECO de Wisconsin y Timber Products Inspection Inc. de

Georgia. Un tercer acusado mencionado en la demanda es el International Accreditation

Service of California, que es el servicio de certificación para las dos firmas

de inspección.

El presidente de Timber Products, Jay Moore, negó las

acusaciones el viernes cuando el South Florida Sun Sentinel contactó a su

compañía.

"Hemos revisado las acusaciones de la queja y creemos

que ambas son engañosas y carecen totalmente de mérito legal", escribió

Moore por correo electrónico. "Timber Products se defenderá enérgicamente

en los tribunales y confía en que los hechos mostrarán que su conducta y sus prácticas

fueron en todos los aspectos consistentes con sus responsabilidades y las

normas aplicables a esta industria".

Moore indicó que ofrecería una respuesta más detallada a las

acusaciones en los próximos días.

Las otras dos firmas no pudieron ser contactadas el viernes

a pesar de mensajes telefónicos.

La demanda alega que desde el 1º de enero de 2016, los

servicios de inspección "hicieron declaraciones de hecho falsas a través

de certificaciones que autorizaron a 35 brasileños de madera contrachapada brasileños

exportar triplay a Florida", sabiendo o debiendo saber que "no

cumplía con los estándares de calidad" de la industria.

La demanda indica que las pruebas realizadas por la American

Plywood Association (Asociación Estadounidense de Madera Contrachapada)

"mostraron que los paneles de triplay brasileños producidos en el sur de

Brasil experimentan tasas de falla enormes con respecto a las propiedades

estrictas" de la norma, "específicamente la rigidez y la

flexión".

La demanda señala que las fábricas de triplay de Brasil

obtienen toda su revestimiento de las plantaciones de rápido crecimiento de

pinos taeda y elliottii. Estas especies son nativas de América del Norte, pero

ambas especies crecen tan rápido en el sur de Brasil que la densidad de la madera

no es suficiente para producir madera contrachapada de grado estructural.

En la queja, los productores estadounidenses alegan que 30

compañías que operan 35 plantas de madera contrachapada en Brasil "están

estampando falsamente millones de pies cuadrados de paneles de triplay

importados a Estados Unidos" para cumplir con los estándares

estadounidenses.

Los productores estadounidenses, quienes también mencionan

en su queja que la madera contrachapada brasileña está bajando los precios y la

calidad del triplay en el mercado estadounidense, agregaron que cuentan con un

laboratorio sin fines de lucro en el estado de Washington que comenzó a

analizar muestras de madera contrachapada importada en 2017.

La demanda de los productores estadounidenses, que alega

publicidad falsa y negligencia por parte de los servicios de inspección, está

buscando 300 millones de dólares en reparación de daños y quiere que el

tribunal ordene a PFS-TECO y TPI que “revoquen de inmediato” las licencias de

los brasileños para fabricar triplay estructural.

Visit the Sun Sentinel (Fort Lauderdale, Fla.) at www.sun-sentinel.com

Get News Alerts delivered directly to you.

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.
0
0
0
0
0

Load comments